4/4/2012

¿PUEDE UN HERMANO MASON NINGUNEAR A OTRO HERMANO MASON?




El lunes pasado, en el transcurso de una agradable y enriquecedora conversación con un querido hermano, vino a colación las tan deplorables actitudes y comportamientos degeneradores que algunos hermanos mantienen, ninguneando o menospreciando a otros hermanos.

Estos actos deliberados y soberbios, como lo que son: una forma de agresión psicológica, buscan degradar y convertir a un hermano en nadie.

Estos actos crueles por sí mismos, desgastan los trabajos justos y perfectos de una logia, afectando a todos los hermanos, ya que no resulta fácil mantener una apreciación positiva de una logia donde se ha permitido este sádico comportamiento, y donde el resto de hermanos no han querido ver o se han inhibido ante la actitud del "hermano cruel”.

Todos los hermanos de la logia somos, por el concepto extensivo de "autor", responsables con igual valor que el “hermano cruel” del ataque a la dignidad del hermano menospreciado o ninguneado. Al haber, por omisión del cuidado de la logia y de los valores masónicos, creado y contribuido a tener lugar el deplorable comportamiento en una logia justa y perfecta.

Lo más triste de todo esto es que para que prosperen y se instalen estas actitudes y comportamientos agresivos en una logia, o entre los masones, es necesario que una logia esté ya degradada, al no haber alcanzado o haber perdido los mecanismos que le son naturales para prevenirlos. Es más, la presencia de estos comportamientos en una logia es sinónimo de estar conformada por “mandiles sin los masones correspondientes”, donde los valores de “tolerancia”, de “construcción personal” y de “fraternidad” no se perciben ni de lejos ni de cerca.

Estos mecanismos naturales para prevenir estos ataques a la dignidad de los hermanos están contemplados en los valores y deberes del masón, en los reglamentos y en los rituales. Delegándose su cuidado a los hermanos que ostentan los oficios, principalmente el del Venerable Maestro y los Vigilantes de la Logia.

Si los hermanos que ostentan los oficios de Venerable Maestro y Vigilantes son ciegos, si no son capaces de recibir luz masónica y expandirla a toda la logia ¿Cómo podemos esperar que los trabajos sean justos y perfectos?

Todos los hermanos de la logia somos, por los valores y deberes del masón, responsables con igual grado de culpabilidad que el “hermano cruel” del ataque a la dignidad de cualquier hermano masón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada